Bernardo Atxaga

Bernardo Atxaga
Photo of bernardo atxaga1
Cover of 'soinujolearen semea' by bernardo atxaga (pamiela publishing house)1
Lesson 13- the lone woman-the harvill press

Nací en Asteasu (Guipúzcoa) el 27 de julio de 1951, o eso es, al menos, lo que me aseguran personas de toda confianza. Fui bautizado en la iglesia de la localidad como 'José', pues pensaban ellos, las personas de toda confianza, que los tiempos venideros iban a ser de mucho papeleo y que, a la hora de firmar, un nombre de muchas silabas sería un engorro. Me convertí así en José Irazu, y como tal anduve por colegios y universidades hasta que, en 1973, me licencie en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Un año antes, en 1972, había tomado la rara decisión de inventarme un segundo nombre algo más largo que el original: Bernardo Atxaga , y de firmar con él una pequeña obra de teatro y un cuento.

Se dice de mí que siempre quise ser escritor, y que de esa voluntad llegaron todos los barros, tanto mi activismo literario soy récord mundial en la especialidad CPP, Conferencias en Pueblos Pequeños  como mi actitud, quizás un poco ridícula, de escritor profesional. En realidad, recuerdo aquellos años, los setenta y los ochenta, como un desierto en el que era difícil encontrar una justificación al hecho de escribir en una lengua minoritaria y para una sociedad más favorable al panfleto que a la poesía. Si persistí en el empeño, ello se debió a que, a partir de la publicación de mis primeros libros ( la novela Ziutateaz en 1976 y el poemario Etiopia en 1978) logré un centenar largo de lectores afines y el apoyo explícito de personas tan señaladas como el poeta Gabriel Aresti, el lingüista Luis Mitxelena, el gestor cultural Leopoldo Zugaza, el cantante Mikel Laboa o el novelista Anjel Lertxundi. Apoyo recibí también, y muchas cosas más consejos, información, comentarios críticos de mis compañeros de la revista Pott, en especial del escritor Jose Mª Iturralde y del músico Ruper Ordorika.

En 1988 publiqué el libro que me ha dado cierta fama, Obabakoak. Obtuve con él el Premio Nacional de Literatura, y además, gracias a las traducciones, una difusión que nunca había imaginado. Convertido ya en escritor bilingüe, escribí luego novelas como El hombre solo, Esos cielos y, recientemente, El hijo del acordeonista. Aparte, he firmado siempre como Bernardo Atxaga canciones, cuentos infantiles, relatos parateatrales, cuentos sueltos y poemas; un abigarrado conjunto de textos en los que no es difícil percibir la maniera de un escritor que, como diría un flamenco, logró atravesar el desierto de la única manera posible, tocando todos los palos y con un poco de ayuda. (Atxaga, B., 2005, Presentación al modo chesternoniano, in Olaziregi, M. (ed.), Pintxos. Nuevos cuentos vascos, Lengua de Trapo, Madrid.)









© University of Wales, Aberystwyth 2002-2009       Home  |  @ Kontakt  |  Zurück zum Seitenanfang
site by CHL